Mantenimiento

Martha Vargas Diseño utiliza materiales de alta calidad, y realiza transacciones de Comercio Justo con artesanos y proveedores. De igual forma, mantiene un proceso estelar de control de calidad. La madera de Parota se le compra a vendedores de madera de buena reputación que no participan en tala de madera viva. La madera utilizada para la joyería se recoge de árboles caídos. El hueso se extrae de los restos encontrados en los bosques de Michoacán, México. La plata también se compra de fuentes con alta reputación y verificadas en cuanto a autenticidad y procedencia.  Puedes tener la certeza de que nuestras creaciones están hechas con materiales de alta calidad, con respeto al medio ambiente y que durarán de generación en generación con el cuidado adecuado.

A continuación algunos consejos para el cuidado apropiado de nuestros productos:

Madera de parota

Todos los productos tallados a mano en madera de Parota tienen un acabado de cera de abeja. Así, el polvo permanecerá en su superficie y será muy fácil de limpiar y acondicionar. Retira el polvo con un paño seco y movimientos circulares suaves. Aplica aceite rojo, aceite de limón para muebles o aceite de linaza para pulir y devolver la humedad necesaria a la madera. Puedes encontrar aceite rojo o de limón para muebles en cualquier ferretería o tienda de muebles y aceite de linaza en cualquier tienda de productos orgánicos.

Plata

Es natural que la plata .925 sufra oxidación y pérdida de brillo, ya sea por exposición a los elementos o por el PH de la piel. Lo ideal es que guardes la plata en un lugar fresco, seco e idealmente hermético. No expongas tus piezas de plata a perfumes, luz artificial, claridad, sol, sudor, grasa, salinidad o agentes alcalinos por largos periodos de tiempo. Evita guardarla en un lugar que tenga contacto directo con la madera, pues ésta puede contener ácidos que opaquen la plata. Límpiala con un paño especial para pulir joyas o un limpiador de plata líquido. También puedes sumergirla por unos 10 minutos en agua con jabón (no detergentes) o bicarbonato de sodio cada cierto tiempo para mantener su brillo y belleza. No uses crema dental pues es muy abrasiva y puede rayarla. De ser necesario, puedes tallar la pieza con un cepillo suave. Finalmente, seca la pieza con un paño absorbente seco. Almacena cada una de las piezas de plata individualmente, para evitar que se rayen unas con otras. De igual forma, evita dormir o bañarte con ellas puestas.